Grandes muy grandes, con alas largas y anchas, 10 kilos de peso y 2,5 m de envergadura. El color acanelado de su plumaje le proporciona el apellido de leonado. Viven en colonias muy numerosas de varias decenas de individuos en grandes riscos y cantiles. Al salir el sol realizan grandes desplazamientos en busca de las carroñas que le sirven de alimento. Más planeadores que voladores, de hecho vate muy poco las alas. Está especialmente adaptado para alimentarse de carroñas que localiza con su potente vista y cuando desciende para alimentarse forman grandes aglomeraciones de buitres, de forma muy rápida, donde no faltan las peleas por los mejores bocados, al plumón de su cuello no se adhiere la sangre ni los restos de carne. Las carroñas dejadas por los pastores y ganaderos constituyen una parte importante de la dieta de estas aves.

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *