Da la impresión de que se estuvieran retando, pero solo son compañeros de destino. Por desgracia cada vez es más fácil encontrar encinas secas en nuestros campos, parece ser que hay unos focos de esta enfermedad provocada por un hongo que ataca las raíces de los árboles y se secan.