Cuando el mes de Febrero está próximo o ya entrado, las grullas van preparando y presintiendo su regreso a tierras nórdicas y sus rituales amorosos y de emparejamiento que algunas veces ya empiezan a mostrarse antes de iniciar la marcha, que en el retorno es mucho más rápida y directa.

Existen pruebas de imitación de los bailes de las grullas por parte de los humanos ya en el año 7000 a. C. Entre los ainu chinos y los hokkaido de Japón, los chamanes de Siberia y los pigmeos Ba Twa de África central, la danza de la grulla es un ritual esencial.

Plutarco describe cómo celebró Teseo la derrota del Minotauro bailando como una grulla.

El baile de la Grulla El baile de la Grulla

Vía: El pequeño gran libro de la ignorancia (animal) de John Lloyd.