Cada vez hay menos mochuelos en nuestros campos. Sus poblaciones han descendido drásticamente. Se arrancan los viejos arboles, la caza irresponsable e ilegal, y su costumbre de posarse de noche sobre el asfalto de las carreteras hace que lo veamos atropellado frecuentemente.

Desaparece el mejor aliado del agricultor, controla de forma natural las poblaciones de roedores, pequeños reptiles y grandes insectos. A pesar de ser rapaz nocturna es muy frecuente verlo de día. Los grandes espacios abiertos, las zonas agrícolas, olivares y dehesas son sus ambientes preferidos.

Necesitan ayuda para permanecer en nuestros campos, hagamos los posibles para que sus grandes ojos amarillos no nos pierdan de vista.

El ultino amanecer B
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  *Acepto la Política de Privacidad