Ahora la estampa es esta, ver a los cerdos de encina en encina buscando las bellotas que van cayendo al suelo y deambulando de un sitio para otro dándose a la buena vida, ahora que pueden.

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *