Ser esquilador de ovejas es uno de los trabajos más duros. En Torrecampo se celebra la fiesta del esquileo donde podemos ver de primera mano este oficio en un ambiente festivo. En tiempo de crisis supone un buen sobresueldo. La única evolución de este duro trabajo ha sido su mecanización, ya que antaño se esquilaba a tijera y ahora ya se hace con máquinas eléctricas, que aligeran mucho el trabajo. Aún así todavía quedan algunos, muy pocos, que aún las esquilan a mano con la tijera.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  *Acepto la Política de Privacidad