Uno el de la Plaza del Pozoviejo, símbolo de Pozoblanco conocido por todos los tarugos desde siempre, algunas veces se ha ido, menos mal que luego vuelve.

El otro más nuevo y diferente, conocido como el del Teno, en honor a su autor, Aurelio Teno, este Gallo tiene pinta de ser más bravo y peleón y más formal, que se sepa, nunca ha hecho escapadas temporales.