En esta ocasión nos vamos a Villaralto. Buscamos la compañía de Flugencio que alarga en el tiempo una actividad de tiempos en los que era preciso servirse del ingenio y aprovechar todos los recursos al alcance, el aneado de sillas. Así me lo va contando mientras intento distraerlo con mis preguntas para conseguir las fotos, pero de nada me vale la treta, no para, por nada, ensimismado en su trabajo me cuenta de su técnica, de cómo era la vida en su juventud, pero hace y hace casi termina su trabajo y yo me distraigo del mío escuchándole.

MoisesVR-Miralospedroches-Tradiciones-anear-sillas-D

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *