Pasa la invernada en nuestras zonas llegan entre Octubre y Noviembre. Tiene que soportar una grandísima presión cinegética de parte de cazadores con armas de fuego y lugareños con trampas de diferente índole. Frecuenta olivares y viñas donde gusta de alimentarse, busca su alimento en sotos arbolados y entre matorrales donde escarba y rebusca en el suelo las lombrices y caracolillos que le sirven de alimento. Su canto es un agudo y escueto “pit” que emite casi siempre en vuelo. Es muy activo inquieto y huidizo lo que hace muy difícil una observación tranquila, al menos en nuestra zona, casi siempre lo veremos en pleno vuelo de acá para allá.

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *